vida en alemania<META NAME=

historias de la siesta, buckeburg y kippe

Cuando yo era chica, me gustaba pasar la siesta sentada al lado de la señora que lavaba y planchaba en mi casa. Tuvimos dos, primero doña Ramona , que después me enteré que el hijo se había metido en política y había echado buena y me sentí muy feliz por ella. Al hijo no lo conocía, bah, no me acuerdo. Me contó mi mamá que se la había encontrado, muy bien vestida y calzada, feliz de la vida y que le había preguntado por todas nosotras y nos mandaba saludos.
La otra era doña Solana, era flaquita, tenía voz de pito y una gran cola que parecía un almohadón bajo el pantalón.
Yo no me acuerdo en especial ese día, pero mi madre me contaba que una vez a la siesta,se oían fuertes risas desde el lavadero.Ella se asomó y se encontró a doña Solana muriendose de la risa porque la nenita, o sea yo, le leía pasajes pícaros del Decameron. También me acuerdo haber subrayado partes de libros para leerselas a doña Solana o a doña Ramona, no me acuerdo, en una suerte de antología para la siesta que yo les preparaba.
No era para menos. Estas señoras, las dos, mientras lavaban y planchaban me contaban historias. Historias que me dejaban loca. Como la de la hija de una familia "pudiente" salteña que había enterrado a los niños que no queria tener bajo un tala y los niños eran duendecitos que las mismas muchachas de la finca tenían que atender. Esto me parece que me lo contó doñs Solana,que tenia una prima que trabajaba en la finca, y que hasta ella misma los había visto, de lejos.
Doña Ramona no se quedaba atrás. Me contó la historia de la enfermera del hospital que subía al pasonivel alto, de la villa, que no tenía luz en esa época. Que eran como las dos de la mañana y que ve una mujer caminando subiendo la calle de tierra. Cuando llega a la punta, cruza las vías , se enanca en la bici para bajar y le mira la cara a la mujer y le ve sólo los ojos, rojos, como un gato.(en ese punto, la piel se me ponia de gallina). Se sienta en la bici y con el envión de la bajada, y el susto, comienza a pedalear... y se da vuelta, y ve a la sombra sentada en el asiento de atrás de la bicicleta... (ahora de nuevo se me ponen los pelos de punta, la verdad) y despues cuando llega a la luz, ya no ve a nadie. Entonces, doña Ramona, me explicaba:- en ese paso a nivel han muerto muchos, es que los autos suben y no ven a los trenes que vienen..así que uno no tiene que andar mirandole a la cara a la gente que encuentra ahí..
-Claro, claro, le contestaba yo- Yo que la enfermera nunca la hubiera mirado a la cara a la mujer.
-Si, lo mismo que los tipos que suben a caballo a la Viuda. Si ven una mujer con un velo negro que anda por la nochecita (porque la viuda salia a la nochecita) cómo la van a querer subir al caballo, estos hombres!!!
Lo mismo, mijita, -recomendaba- si usted está solita y le silban a la par, no le conteste no?? Que yo conozco a don Pedro Montero que una vez se puso a silbarle a la par a las almitas y lo molieron a palos (???!!!)
Claro claro, decia yo.. que no lo conocia a don Pedro Montero, que tipo tonto, y sin pasarme por la cabeza de preguntarle de donde sacaron los espiritus esos los palos.
Y así pasaba la siesta, ellas transpirando el bigote lavando y planchando las sabanas de la casa o los baberos del consultorio de mi papá mientras me contaban historias o yo les leía cuentos de los Fabulines y les traía agua con hielo o pedacitos de sandia o tomate con sal.
Y tantas historias: la luz mala, el perro familiar, la mulaanima, el candil, el tesoro del curucuru, la laguna de Esteco, y tantas tantisimas, que parecian que las recopilaban especialmente para mí.
Esta es una forma mía de algo así como agradecerles. Es algo retorcido, ya sé.Ojalá existiera una conexion universal de conciencia que redireccionara todo eso y ellas pudiesen leerme e identificarse en este relato, y reirse, y sentir la satisfaccion que yo siento al contarlo. Sobre todo doña Solana que creo que ha muerto.Aunque que cosa rara, si me concentro, todavía le puedo sentir la risa!!

posteo fotito de un pasaje en buckeburg.la sacamos con julio y roxana que vinieron a visitarnos el domingo. Hice kippe con la receta de la senhora de sanchez y me salieron espectaculares.
Receta de kippe cocido Señora de Sánchez
.)1 kilo carne de vaca picada
medio kilo de burgol remojado en agua tibia dos horas (acá se consigue sólo en almacenes turcos) en tucumán, en cualquier parte.
.)cuatro cebollas finisimamente procesadas
.)sal pimienta comino
.)hojitas de hierbabuena frescas picaditas un buen puñado.
se mezcla todo, se amasa como un pan y se deja impregnar un par de horas o cuanto más, mejor. Luego se acomoda en el horno sobre una placa aceitada. se lo corta en rombos o cuadrados, y encima de cada uno se pone media nuez o un poco de semillitas de zapallo como le puse yo. se lo mete al horno algo asi como cuarenta y cinco minutos hasta que está bien sequito.
Se lo adorna con una hojita de hierbabuena fresca o menta fresca. Se lo come con limón o mostaza o ketchup o ensaladas de pepino con yogur natural, ajo ,nueces (o pinhones o almendras) y eneldo. En tucumán tambien se lo come en sanguches, con lechuga y tomate y mayonesa. O en vez de hacerlo en cuadraditos al horno, se los hace en cilindros con un relleno de queso que se frien. Todo más que rico..!

Comentarios

Eh gracias a mi me hizo feliz tu comentario.

me parecio excelente tu historia me siento identificado .ya que mis tios me solian relatar.gracias por transportarme ami infancia y ser doblemente feliz .

Añadir un Comentario: